El aborto farmacológico

987 22 02 05
El aborto farmacológico

Son necesarias un mínimo de tres visitas a las clínicas ginecológicas en León para controlar y proceder a un aborto farmacológico, la principal alternativa al aborto quirúrgico que también llevamos a cabo en nuestra clínica, y que se debe realizar antes de las siete semanas de gestación, mediante la ingesta de un fármaco llamado Mifepristona, que es el encargado de detener la gestación en primer lugar, para luego completarlo con Prostaglandinas, que se encargan de provocar la contracción del útero y la expulsión del embrión como si de una regla convencional se tratase.

Como es lógico, antes de la aplicación del aborto ginecológico, son necesarias ecografías y pruebas para descartar cualquier tipo de contraindicación por la ingesta de estos fármacos, por lo que únicamente están autorizados a dispensar estos medicamentos clínicas como el Centro Ginecológico Buenavista, S.L.

Las ventajas de esta técnica tienen mucho que ver con las posibles contraindicaciones del método de aborto quirúrgico, en el sentido de que no hay riesgo de perforaciones del útero, desgarros cervicales ni infecciones de ningún tipo, ya que no se introduce instrumento alguno en el útero.

Además, se trata de una técnica con unos altos porcentajes de éxito en las clínicas ginecológicas en León, con fallos únicamente que oscilan entre el 2 y el 8% de los casos, que además tienen la alternativa de utilizar otra combinación de fármacos para conseguir finalmente el aborto. Por supuesto, también permite un mayor grado de intimidad para aquellas mujeres que quieran mantener en secreto su decisión, pero eso sí, puede provocar algunos efectos secundarios como escalofríos, diarreas, vómitos o fiebre, aunque ningún episodio demasiado grave.

haz clic para copiar mailmail copiado